Top de autores

Jueves 24 de julio 2014   BUSQUEDA
   
   
Vázquez Tsuji Óscar, Campos Rivera Teresita.
Vacuna contra el virus A (H1N1) y reacciones adversas
Acta Pediatr Méx 2010; 31(1)  : 1-2

Fragmento
 

Recientemente han surgido algunas dudas planteadas por la Asociación de Pediatras de Estados Unidos sobre la inocuidad de la vacuna contra el virus A (H1N1) aplicada en niños. Por su parte la OMS recomienda aplicar la vacuna en niños de cinco años, ya que en este grupo las manifestaciones de la influenza pueden ser más severas y hay que considerar la relación beneficio-riesgo, ya que la vacunación es el recurso principal para frenar la epidemia de gripe A.

En otros círculos, ha surgido temor en vista de la presencia de mercurio en la vacuna; sin embargo, la OMS ha señalado que el mercurio es un conservador y no plantea problemas de seguridad. El timerosal es un mercurial usado en la fabricación de vacunas como un agente inactivador, además evita la contaminación bacteriana durante su elaboración e impide la contaminación bacteriana y micótica durante sus uso, sobre todo cuando la vacuna se toma de frascos multidosis.

Los conservadores en las vacunas se hicieron necesarios cuando se produjeron accidentes debidos a la contaminación de los frascos de vacuna multidosis, como sucedió en Australia, en enero de 1928, durante una campaña de vacunación contra la difteria: 12 de 21 niños vacunados por vía subcutánea fallecieron 24 a 48 horas por estafilicoccemia.

En 1968, el Código de Regulaciones Federales de Estados Unidos estableció la obligación de usar conservadores en frascos multidosis de vacunas, excepto para vacunas virales vivas atenuadas, como la polio oral, fiebre amarilla y trivalente viral. Las vacunas en las que se utiliza el timerosal con mayor frecuencia son la DPT, hepatitis B e influenza.


Palabras clave:
Este artículo ha sido visitado 1397 veces.
   
Enero-Febrero
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído